Fb. In. Tw. Be.
¿Por qué podar árboles y arbustos en otoño?
2 Minutos de lectura

La importancia de podar en otoño

Aunque la poda suele realizarse muy a menudo en primavera, antes de que crezcan las nuevas hojas, algunos árboles se podan después de la floración, otros después de la fructificación, los frutales y algunos arbustos ornamentales necesitan poda en otoño.

La poda de otoño es buena para los árboles más antiguos, cuando se eliminan las ramas secas, muertas o enfermas. Un árbol joven sólo necesita que le recorten las ramas.

¿Por qué podar árboles y arbustos en otoño?

Según Florama, expertos en poda de árboles en Madrid, explica que los árboles cargados de las ramas no tienen la fuerza necesaria para atraer suficiente luz, que es esencial para la formación de brotes y para el crecimiento y la coloración de los frutos.

La poda rejuvenece y da forma a los árboles más antiguos y elimina posibles enfermedades. Los árboles frutales jóvenes que se plantan en otoño, para que tenga tiempo de echar raíces antes del inicio del invierno y aprovechar al máximo la humedad en primavera, es mejor recortar las ramas y las raíces en el momento de la plantación, ya que se consolidan mejor. Algunos arbustos incluso podrían morir sin la poda de otoño.

En otoño, las plantas retraen la savia hacia sus raíces y pueden morir si no se cortan. Espera hasta que empiecen a ponerse amarillas, doblen sus tallos hacia el suelo o empiecen a formar semillas.

Los arbustos y los árboles pueden recortarse a una cuarta parte de su tamaño. Sin embargo, esto puede variar según el tipo de árbol en cuestión. Lo mismo ocurre con los setos que también se pueden ver afectados.

Los árboles deben podarse una última vez en otoño para evitar que se empobrezcan si se acumula la humedad. Poda sólo los setos de hoja caduca. Al mismo tiempo, retira regularmente las hojas del seto que se hayan caído de los árboles circundantes para que el seto reciba más aire fresco.

Es necesario podar no sólo todas las ramas muertas y enfermas (con podredumbre parda o cancro necrótico), sino también las ramas competidoras, es decir, las que rozan entre sí y provocan lesiones en la corteza.

Es buena idea deshacerse de todo lo que estorba y pueda impedir el uso seguro de los caminos de invierno, y no olvides las hojas muertas de los arbustos y el césped. Pero: una gran variedad de insectos de jardín sobrevive al invierno en los tallos huecos y en los tallos de las semillas. Por lo tanto, debes evaluar la situación y tal vez recortarlas en primavera.


El ángulo de corte óptimo, incluso en los puntos más altos de la copa del árbol

Existen varios tipos de poda, dependiendo principalmente de la edad del árbol.

En el caso de los árboles jóvenes de entre 2 y 5 años, se realiza la llamada poda sanitaria después de la plantación. Estos acortan el brote principal y los crecimientos de las ramas principales y laterales, asegurando la proporción correcta entre el sistema de raíces y el sistema sobre el suelo.

En cambio, la poda de mantenimiento está destinada a los árboles antiguos que están en plena fructificación. Se utiliza para eliminar los brotes y ramas inadecuados, favoreciendo así el rendimiento y el equilibrio fisiológico del frutal.

La poda de rejuvenecimiento es para los árboles antiguos y descuidados que ya no fructifican y necesitan un estímulo. La poda de los árboles dañados y sobrecargados les devolverá la vitalidad y prolongará su vida.

El ángulo de corte óptimo, incluso en los puntos más altos de la copa del árbol


Medir dos veces, cortar una vez

Las heladas pueden dañar las ramas cortadas, así que ten cuidado al cortarlas. Si cortas las ramas a la longitud de la primavera y la planta resulta dañada por las heladas, no se tendrá margen para repararla en primavera.

Por lo tanto, te recomendamos podar con cuidado ahora, para poder hacer un corte adicional en primavera. Las ramas que dan fruto suelen ser oblicuas, así que elige las ramas que crecen perpendicularmente hacia arriba para podar el árbol. Estos se cortan en la horquilla, justo detrás del anillo de la rama, lo que también se aplica a los brotes que se cruzan o crecen en línea recta.

Los cortes de más de 3 cm deben tratarse con un bálsamo especial para árboles para evitar el ataque de enfermedades.

Elige sólo herramientas realmente afiladas para podar el árbol. Para los árboles con brotes pequeños, una tijera convencional de una mano será suficiente, para las ramas más gruesas necesitaras una sierra de tijera o una lanza de poda, que nos permitirá cortar ramas incluso a alturas que de otro modo serían inaccesibles. También es importante asegurarse de que las herramientas de corte estén siempre limpias, ya que de lo contrario podemos introducir fácilmente la infección en el árbol.

5/5 - (21 votos)

Revista Bienestar te ofrece con mucho ❤️ y dedicación, publicaciones gratuitas sobre consejos de vida saludable, mejora física y mental, cuidado de nuestro cuerpo y remedios y cuidados naturales. Orgullosos de miles de usuarios y visitas mensuales, trabajamos con ilusión por mejorar tu calidad de vida desde 1998.

Publica un comentario

3 × 2 =

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
You don't have permission to register