Fb. In. Tw. Be.
La meditación, una práctica beneficiosa
4 Minutos de lectura

Los beneficios de la meditación

La meditación, una práctica ancestral, que llega desde Oriente y fue inicialmente una práctica espiritual.

Asociado durante mucho tiempo al budismo, en los años 70, Jon Kabat-Zinn, profesor de medicina, amplió la práctica de la meditación despojándola de su aspecto «religioso», espiritual: hablamos de la secularización de la meditación.

Hoy en día, la meditación ya no se asocia únicamente a una religión: cuando hablamos de meditación, hablamos del bienestar que aporta.

Esta fuente de bienestar, accesible a todos, explica la creciente popularidad de esta práctica.

Hay diferentes tipos de meditación, sea cual sea la que elijas, los beneficios de esta práctica son innegables y merecen ser estudiados.

Antes de detenernos en estos beneficios, veamos primero los diferentes métodos de meditación:


Diferentes métodos de meditación

Si la meditación es originalmente «religiosa», ya que está asociada a Buda y, por tanto, al budismo, la práctica se ha secularizado en Occidente para dirigirse a un público más amplio.

Existen diferentes métodos de meditación, cada vez oímos hablar más de la meditación de atención plena, pero también de la meditación trascendental o de la meditación sensorial.

Si el objetivo sigue siendo el mismo (estar en contacto con uno mismo), los métodos difieren según su origen.

Los métodos más antiguos son los que aún se asocian al budismo, es decir, vipassana y zazen.

La meditación Vipassana es la fuente misma de la meditación: Es el legado de la enseñanza de Buda y se basa en la observación continua de la propia respiración.

El método es silencioso y consiste en tomar conciencia del aire respirado: se trata, pues, de observar, pero también de prestar atención a las sensaciones sentidas.

El monje budista Bhante Gunaratana resumió muy bien este método cuando dijo que «la meditación Vipassana consiste en entrenar la mente para mirar hacia dentro y ver cómo suceden las cosas en nuestra mente y nuestro cuerpo».

Diferentes métodos de meditaciónOtro método de meditación que proviene del budismo es el zazen: La etimología de la palabra (el «za» que significa sentado y el «zen» que significa meditación) nos permite conocer mejor este método, que consiste en meditar en una postura sentada.

La postura adoptada en zazen remite directamente a la adoptada por Buda: en la India, el método se denomina con el término sánscrito dhyana (que también se encuentra en el yoga).

Frente a estos dos métodos ancestrales, Thich Nhat Hanh desarrolló el llamado método secular.

Un maestro de meditación vietnamita, cuando encontró refugio en Francia en 1966, adoptó la enseñanza de la meditación a la cultura occidental: es el fundador de la llamada meditación de atención plena.

Aunque Thich Nhat Hanh desarrolló el método de la atención plena, fue el estadounidense Jon Kabat-Zinn quien contribuyó al desarrollo de este método al asociarlo con la reducción del estrés que permite (en 1979, creó una clínica de reducción del estrés basada en la meditación de atención plena).

La meditación de atención plena, también conocida como meditación laica, consiste en prestar atención al momento presente y observar las sensaciones sentidas.

Hoy en día, este método se asocia principalmente a sus beneficios para la salud, en este caso la reducción del estrés (en esto se ha centrado Jon Kabat-Zinn).

Ante el éxito de este método, algunos han insistido en que toda la meditación es «mindfulness», ya que todos los métodos de meditación se basan en la atención y la observación.

Esto se puede comprobar con el llamado método trascendental: procedente de la espiritualidad india, este método es, de hecho, el primero que se dirige a los occidentales.

Esta práctica fue adaptada al mundo occidental por Maharishi Mahesh Yogi y también puede describirse como meditación de atención plena, ya que consiste en relajarse para desarrollar la propia conciencia.

El desarrollo y el «éxito» de este método están relacionados principalmente con el hecho de que en los años 60 estaba de moda entre varias celebridades.

Cabe señalar que, aunque los métodos mencionados son los más conocidos, existen otros: por ejemplo, la llamada meditación sensorial, que se basa en la observación de las sensaciones sobre y en el cuerpo, o la llamada meditación kundalini, que se refiere directamente a la energía que circula por el cuerpo y a los chakras.

Dependiendo del método elegido, la práctica de la meditación puede ser diferente; sin embargo, no hay un método que sea mejor que el otro, la clave es sentirse cómodo con el método elegido para disfrutar de los beneficios de la meditación porque, de hecho, es por sus beneficios que se busca la meditación.


Beneficios de la meditación

Si la práctica de la meditación se ha secularizado, no es por casualidad: como ya se ha dicho, es por los efectos sobre la salud y el bienestar de las personas que Jon Kabat-Zinn desarrolló el método y que pudo adaptarlo al mundo médico.

Diversos estudios científicos han destacado los efectos beneficiosos de la meditación en:

Reducción del estrés

Esta es la esencia del desarrollo de la meditación de atención plena y está en el origen de la creación de la «Reducción del estrés basada en la atención plena».

Este efecto reductor del estrés también explica el éxito actual de la meditación: de hecho, es debido a este beneficio que cada vez más personas se dedican a la meditación, especialmente a la llamada meditación secular.

Hoy en día, la meditación ya no se percibe como una técnica espiritual reservada a los monjes budistas, sino que se asocia a una técnica antiestrés.

Si permite reducir el estrés, está al mismo tiempo relacionado con la reducción de la densidad de la amígdala que implica (sin embargo, es esta zona la que se vuelve más densa bajo el efecto del estrés) y, sobre todo, porque la meditación exige concentrarse, centrarse en una sola cosa: así, permite no saltar de pensamiento en pensamiento, no cavilar y, por tanto, sentirte mejor.

Además de reducir el estrés, la meditación también evita las recaídas conocidas como depresión.

Más allá de la reducción del estrés y la depresión, los beneficios  de la meditación en el cuerpo y, en particular, en el cerebro, han sido destacados por diversos estudios científicos.

Ahora se ha establecido que:

La meditación ayuda a ralentizar el envejecimiento cerebral

(adelgazamiento de la corteza prefrontal relacionado con la edad). Un estudio realizado ha demostrado que el cerebro de las personas que llevan varios años practicando la meditación están mejor conservados que los de quienes no la practican.


La meditación es una gimnasia cerebral

Como tal, mejora la capacidad del cerebro. Así lo demostró un estudio realizado en 2011: la estructura del cerebro se modifica notablemente en la medida en que los investigadores observaron un aumento del grosor de la corteza cerebral del hipocampo (ahora bien, esta es la zona que influye en nuestra capacidad de memorización y aprendizaje).

La meditación es un gimnasio cerebral que también mejora nuestra capacidad de concentración, lo cual no es sorprendente ya que la esencia misma de la meditación es aprender a centrar nuestra atención (en nuestra respiración, en una idea, en un objeto, etc.).


La meditación también actúa sobre la presión sanguínea y permite reducir la hipertensión

Está comprobado que la meditación permite que la sangre circule más fácilmente por los vasos sanguíneos y, por tanto, que se reduzca la presión necesaria para el curso de la sangre en el cuerpo.

También es beneficioso para prevenir los trastornos cardiovasculares.

Por tanto, los beneficios de la meditación son tanto fisiológicos como psicológicos.

La meditación permite reducir los estados depresivos, ansiosos y de estrés, desde el punto de vista psicológico, la meditación permite actuar sobre el estado emocional y sobre las relaciones que se tienen con las demás personas.

Además, la meditación permite controlar las reacciones y, por tanto, actuar sobre los síntomas que pueden provocar fobia social (esto incluye el estrés, la ansiedad, pero también el hecho de controlar el miedo a los demás), del mismo modo, la capacidad de concentrarse es mejor, permite mejorar la empatía ya que el individuo que medita es más apto para escuchar a otra persona.

En general, la meditación contribuye al bienestar de todos y, por tanto, merece la pena practicarla con diligencia.

4.6/5 - (36 votos)

Revista Bienestar te ofrece con mucho ❤️ y dedicación, publicaciones gratuitas sobre consejos de vida saludable, mejora física y mental, cuidado de nuestro cuerpo y remedios y cuidados naturales. Orgullosos de miles de usuarios y visitas mensuales, trabajamos con ilusión por mejorar tu calidad de vida desde 1998.

Publica un comentario

cinco + 16 =

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
You don't have permission to register